Las características de los neumáticos de verano

neumaticos verano


En apenas una semana diremos adiós de manera definitiva al invierno para recibir a la primavera, y aunque la primavera es un época meteorológicamente muy estable, lo cierto es que los días son más largos y no se producen tantos episodios de meteorología adversa.

En el aspecto de la conducción, el fin del invierno y la llegada de la primavera es el momento idóneo para cambiar los neumáticos de inverno y colocar los neumáticos de verano. Aunque existen neumáticos para todo el año, a continuación os comentamos algunas de las características específicas de los neumáticos de verano, los que acostumbrarás a ver a partir de estos meses en las carreteras.

Características de los neumáticos de verano

Se trata de neumáticos elásticos, lo que provoca que las llantas sean más resistentes y el desgaste menor. Recordemos que es en verano cuando más desplazamientos en coche se realizan y las temperaturas son más altas.

Profundizando en el desgaste, los neumáticos de verano ofrecen menor desgaste a temperaturas en torno a los 25ºC o superiores. El asfalto suele estar a mayor temperatura que el ambiente, debido a la radiación infrarroja. Se exige por lo tanto neumáticos que soporten estas altas temperaturas en esta época del año.

En cambio, cuando las temperaturas están por debajo de los 10ºC, estos neumáticos sí ofrecen mayor desgaste, alrededor de un 15% con respecto a los neumáticos de invierno. En buena parte de la geografía nacional, las temperaturas más bajas durante los meses de verano no bajan de los 10ºC.

En cuanto a los materiales, los neumáticos de verano están desarrollados con un tipo especial de caucho más duro, lo que les ofrece mayor grado de resistencia ante condiciones extremas. De ese modo, permiten mayor adherencia al firme y un control más natural de la conducción en condiciones de altas temperaturas.

Por norma general, los neumáticos de verano son más anchos, eso significa que la superficie de contacto aumenta y el agarre a la calzada es mayor. El inconveniente que presenta esta característica es que si el firme está mojado, pueden existir dificultades para controlar el volante.

Por último, los neumáticos de verano emiten menos ruido y ofrecen menor consumo en condiciones meteorológicas despejadas y altas temperaturas, ya que sus rodaduras ofrecen menor resistencia.

Además de conocer estas características, es vital mantener una rutina de mantenimiento y cuidado de las llantas, vigilando el dibujo de las ranuras cada cierto tiempo y la presión. Todas estas acciones son pocas para garantizar la seguridad en la circulación.

FacebookTwitterGoogle+Share
Compartir en Google Plus

Acerca de juanma

Soy redactor profesional, me gusta escribir de temas que soy apasionado, y el mundo de los coches desde siempre me ha fascinado. He trabajo en dealers y sé muy bien como se mueve el mundo de las ventas de coches, por eso me he inclinado a escribir sobre este interesante mundo de la industria automotriz.
  • WordPress Comentarios
  • Facebook Comentarios